sábado, 31 de octubre de 2009

‘Imaginemos el plagio’ por Marcela Vanmak

‘Imaginemos el plagio’ por Marcela Vanmak



El plagio se presentaría como un fenómeno en aumento, incentivado por el deseo de lograr de forma fácil y rápida el reconocimiento literario. Aunque no es nuevo, se reproduce gracias a la facilidad que ofrece Internet en sus infinitas posibilidades.
Creo que no cualquiera podría realizar un acto de plagio, sino que la conducta sale de la norma habitual, influenciada por la rapidez en el sentido de cumplir con lectores y querer ser merecedores de comentarios en blogs, foros sociales, paginas web, etc., en donde la calidad del texto se ve amenazada por la prontitud de tener 'algo' nuevo y novedoso que mostrar. Si bien el plagio ocurre en otros medios, no sólo en Internet, creería que es en él en donde se producen en mayor número.

Es un gusano parasitario que nace y se cría en la era de Internet; utiliza todas las herramientas que están a su servicio bajo el esfuerzo de alguien que ha trabajado su idea, le ha dado forma al concepto, puesto un sello particular y de estilo. En la obra está la visión del mundo de su creador, su marca, un cúmulo de experiencias vitales y literarias, el guiño que le hace al lector e invita ha formar parte de su universo.
Por ello digo que encierra misterioso en su secreta concha de nácar lo oscuro y artificial, es decir un fraude trasvertido, una mentira presentada como verdad...
Copia algo del talento ajeno, digamos, la rendija por donde se escapa algún resplandor personal. Quizá porque no reconoce su propia capacidad, o no cree que podría realizarlo mejor.
Desecha su capacidad de crear y la imaginación propia, aquella capacidad de crear mundos fónicos e ideales y en última instancia el que comete un plagio se rechaza a sí mismo, pues no se pone a prueba, no acomete el desafío ni se arriesga, simplemente como un autómata toma lo prestado y se lo enfunda.
Llevando el ejemplo a una tienda de golosinas, el niño tomará los caramelos que les estén a la vista. Aquellos que por la forma, color y sabor de adapte mejor a su gusto personal. Un niño no ha desarrollado aún su capacidad de discernimiento entre lo que es bueno o malo, ni tiene los códigos de ética asimilados como para discernir. Sólo toma lo que le gusta y se apropia de ese juguete que se presenta a sus ojos y fascina.

El plagio se produce en un lugar privado: oficina, hogar, lugar de trabajo, etc., pero no a la vista de todos, sino de forma solitaria y en secreto. Lo que hace sólo lo sabe el plagiario.
Podemos considerarlo como una mentira, de hecho lo es. Pues el niño que miente no lo hace porque sepa qué es una mentira, sino que las fábulas de la imaginación son su manera de conectarse con el mundo y de explicar el mundo. El niño cuenta lo que en su mundo particular de niño cree y sucede.

Ahora bien, el que se apropia de un trabajo ajeno necesariamente ha pasado por lo que describimos arriba: ‘ha tomado algo que no es suyo y ha mentido’. No sabemos cómo ocurrió, en qué instancias, pero los resultados están a la vista. Hay un trabajo intelectual realizado por un poeta o escritor que le ha colocado su nombre y ha subido en su blog personal, sitio o foro social literario. Ha dicho, miren ¡ésta es mi obra!

Antes estaba analizando el fenómeno ayudada por la psicología del niño, donde no interviene la ética, todavía, pero ahora, sí interviene. El plagiador es una persona que tiene consciencia de los códigos de conducta y de las leyes de la propiedad privada que preservan un trabajo escrito. Pero no los ha tenido en cuenta. Se ha saltado las leyes y ha cometido un delito que es imputable ya sea con multas, en un posible juicio y de acuerdo a las normas vigentes por los organismos que regulan su uso o bien en forma social al ser expulsado de la red con toda la carga negativa que ello implica.

Al nombrar a un escritor famoso, ya sea por trayectoria y premios, producción literaria y logros en su extensa carrera de éxitos, de por sí su nombre es ya una marca registrada. Creo que ese supuesto éxito es lo que atrae al plagiario, quiere se le aplauda y quiere llegar a destacarse aunque a costa ajena. Tomando una obra en su totalidad o en forma parcial de alguien no conocido, en general, quiere llegar a ser famoso.

Entonces, no sólo se plagia el trabajo sino el nombre registrado de su creador. No importa si es un escritor consagrado, anónimo o emergente a quien se le ha robado.

Mientras que un consagrado, mantiene un rango de distinción entre otros escritores o poetas que le están por debajo, marca una especie de pirámide en donde es el modelo a seguir. Su autoridad en la materia lleva implícita una credibilidad moral en su expresión y en la calidad literaria de su producción. Resalto, también el uso literario particular del código de expresión. A la inversa, quien roba no logra credibilidad ni confianza.

Pareciera que el que comete el plagio todavía no puede ser reconocido por su producción, ni trayectoria ni menso aún, por su nombre, por ello utiliza el trabajo de otra persona como trampolín para subir de forma automática. Asume una identidad falsa, aunque sea por medio del texto. Y si es un autor conocido y comete el plagio, quizás lo realiza para mantenerse en su status de exitoso.

Podríamos imaginar como se ha se ha producido el plagio.
A) En diremos que el plagiario ha estado navegando en alguna página literaria y ha utilizado su sentido óptico coordinado al del tacto.
B) Ha leído un texto o varios textos literarios, saltando de página en página, ayudándose por el mause o ratón.

C) Se ha identificado con algún texto que le ha gustado. Aquí ha intervenido toda su capacidad asociativa, de relación y de forma automática ha valorado el texto. Aparece su capacidad de discernimiento en que necesariamente ha construido en su vida de lector y cuando un párrafo le parece atractivo por su contenido o forma, surge el acto de voluntad y deseo. Seguramente hubiera deseado haber escrito el texto que le ha seducido. Desde que leyó el primer texto que comprendió y le agradó, hasta la fecha en que se produce el plagio su capacidad deductiva le lleva a crear su propio parámetro de lo que es bello, es decir, tiene una estructura asimilada de lo estético y lo aplica. Lo valora.

D) Ha elegido el texto completo o el fragmento para plagiarlo. Entre el punto C) y D) no sabemos cuanto tiempo ha ocurrido y si hay causas inconscientes -de seguro las hay, pero tiene que intervenir la voluntad y la capacidad de discernir de que el trabajo no es suyo. Que no le pertenece.

F) Toma la decisión: en un instante o varios instantes se hace a la idea del texto ajeno como propio. Se ajusta, acomoda. Alentado por lo excepcional y forastero. Lo ajeno y distinto no incomoda.

G) Otra vez de forma mecánica con el mause marca el poema o cuento. Es importante destacar que este texto está en otro lugar que no es el propio. O sea que sabe lo que hace.

H) Recorta el poema o cuento.

I) Lo pega en su página o en el sitio que ha elegido.

J) Le pone su nombre o deja sentado que ese texto es de elaboración personal o tiene alguna señal propia. Nace un escritor de lo otro, lo ajeno e inventado por otro. Vive la vida de otro y las vivencias de otro.

‘Y cuando buscamos la verdad, las hay tantas como en el arco iris’. Pero la persona que ha plagiado encarna esa verdad que está escrita porque la ha decodificado y dado un sentido propio.

Para realizar todos estos pasos, necesariamente tiene que haber pensado en lo que hacía. Máxime si le coloca algún otro elemento decorativo en imágenes, música o dibujo.

Puede ser que como cuando era niño, espera que se le aplauda por ser un poeta de buenas dotes literarias o nazca un escozor morboso de que pueda ser descubierto por el mismo acto de haber cometido un robo y una mentira.

En síntesis el fenómeno del Plagio en Internet puede ser estudiado desde múltiples disciplinas y ciencias que pueden contarse por docenas, en donde se encuentran la jurídica, social, psicológica, filosófica e histórica como las más relevantes para cuestionarse sobre el por qué de esta acción, el cómo y las consecuencias. Podríamos agregar que otras disciplinas que no tienen que ver tanto con el accionar sino con el texto mismo y su autor como la semiológica, semiótica, la lingüística y gramática, y así encontramos que un aluvión de ciencias anexas pueden ayudarnos a esclarecer y tomarlo como objeto de estudio haciendo hasta un estudio comparativo y de intertextualidad del plagio.
Nombro a estas dos ciencias, puesto que son las que más se acercan a lo que podría ser el plagio, pero sin cometerlo porque están autorizadas para tomar dos textos y analizarlos. En el caso del estudio comparativo y en la intertextualidad cuando se incluye un párrafo, expresión o frase dentro del trabajo de otro autor. Eso sí cuando parafraseo a tal o cual autor debo nombrarle.

Me arriesgo a expresar en voz alta de que el ‘plagiario’, por llamarlo de alguna manera, se ha visto reflejado en ese texto, seducido, identificado y una fuerza desconocida le impele a tomar el texto ‘elegido’ para hacerlo suyo.

Estas causas pueden ser muchas y dependen también del género plagiado. Quizá por razones de extensión y facilidad puedan ser más factibles de plagiar las del género lírico, canciones o poemas y se presten menos por la misma causa las obras de teatro, por ejemplo.

Con las obras de teatro puede ocurrir otro fenómeno que se ha dado últimamente en que los mismos actores y directores se convierten en dramaturgos de sus obras sobretodo en el teatro experimental por la dificultad que encuentran que los grandes autores no otorgan de manera fácil la aceptación de ver representadas sus obras sino lo es por un medio sumamente engorroso de obtener el permiso. En el caso de que sí otorgasen el derecho a ser representada, los costos económicos son muy altos. Y más aún en el caso de los descendientes de los autores desaparecidos, se convierte en las más de las veces en una odisea para los grupos independientes de teatro.

Con las ciencias exactas ocurre algo curioso, los alumnos universitarios se ven impulsados a la elaboración de continuas monografías, tesis y proposiciones de todo tipo, en donde deben elaborar un trabajo semicientífico basándose en las ideas y logros de la autoridad en la materia, por lo cual se recurre a la cita, a la reproducción sintética de alguna frase feliz. Máxime cuando apuran los tiempos y entonces el alumnado recurre de forma pronta a citar a cuanto sabio se requiere como fundamento de su tesis. Nadie descarta que en esta instancia se deba colocar el nombre del autor de la expresión o cita y otros datos externos como nombre del libro y fecha de publicación. Tarea de por si ardua.

Regresando a nuestro plagiario…

Se me ocurre el plagio como una necesidad de decir (se) ‘Yo he realizado una pequeña hazaña, una composición magnifica’ que se supone (él supone) deben ser valorados, texto o autor.

Entonces, ese acto en solitario (secreto) se hace público y se mantiene hasta que alguien lo pone en evidencia.

¿Qué pasa con el texto en sí? ¿Qué pasa en la relación con su autor? Hablamos de un texto que ha sido procreado en vientre ajeno y adoptado como propio…

No sabemos si al (padre) plagiario le ha gustado sólo el texto en sí o conoce detalles de su verdadero autor, notas de su bibliografía, si ha plagiado del mismo autor otros textos anteriores.

Sólo sabemos ha establecido relaciones de afecto con el texto para darle su propia identidad y paternidad. Y que es capaz de llegar hasta las últimas consecuencias: ser advertido por el peso de la sociedad literaria y acusarle.

Tampoco sabemos si se puede hablar de una reincidencia, si ha creado una conducta plagiaria, si es un hecho aislado o si lo realiza de forma habitual.

Carencia

Aquí veríamos que al plagiario le falta ‘algo’, carece de algo indefinible como poeta o escritor profesional. Donde muestra su carencia es en la falta de seguridad en sí mismo como profesional de la palabra. O en su mensaje: no tiene nada importante que decir o manifestar, no sabe como hacerlo, no encuentra su propia forma de lo, o simplemente no tiene el talento necesario. Por lo tanto, un texto creado por otro es diez veces mejor que su capacidad de crear algo nuevo, distinto y original.

Puede ocurrir que lo haga porque lo encontró hecho ya, por ociosidad. Sabe que existe una conducta social plagiaria, sobretodo en los foros de discusión de mesas redondas virtuales. En estas tertulias literarias lo importante es llevar la propia razón adelante, no importa el cómo ni el por qué. Las mesas redondas, remedan las tertulias reales, aún cuando los usuarios se anoten con ‘nicknames’.

Allí, las ideas son expuestas de forma rápida, son un caldo de cultivo para ‘recortar y pegar’ ideas ajenas como propias. En donde la intensidad del fuego lingüístico conlleva a buscar el lucirse como diestro espadachín del lenguaje, donde solo busca el aplauso efímero y la gloria instantánea a un coste ajeno.

Quien dijo la frase más brillante se lleva el aplauso de la concurrencia, no importa si lo dijo antes algún sabio griego o un moderno filósofo de semiótica, lo importante es que brille…

Si al problema lo hacemos extensivo a lo que sucede en las redes literarias de Internet, veríamos que hay una necesidad de ‘decir’ lo que el autor conocido expresa por medio del texto. En donde necesariamente se produce unidad y sintonía del mensaje con el plagiario. El plagiario toma el lugar en la voz del ser del poeta o del narrador y se mete en su piel, cobra vida y sentido.

No sabemos nada sobre la conducta privada del plagiario específico, salvo que transgrede las reglas, quizás sin demasiada culpa, y al hacerlo busca protagonismo y ser reconocido por ‘su’ producto.

En primer lugar pienso que tiene ver también con la conducta del mitómano, de la persona que crea una mentira y la vive como propia, llegando a necesitar de lo falseado para existir.

‘Tendencia morbosa a desfigurar, engrandeciendo, la realidad de lo que se dice’ encontrado por la RA, esta definición trae algo de luz al respecto.

Alguien que haya cometido plagio podría responder ¿Y tanto barullo por subir un texto que me gustó?

Me gustaría dejar por sentado que se me presenta la persona del plagiario como un ser sin demasiados escrúpulos a la hora de realizar su trabajo ‘intectual’.

De hecho es una persona que necesariamente conoce los códigos normativos, jurídicos y civiles implícitos dentro del normal funcionamiento en la red y en los foros, ya que a estas alturas todos están informados sobre el particular.

El Diccionario de sinónimos y antónimos Espasa - Calpe: se refiere a ‘Plagio’ como clase de palabra, sustantivo: ‘imitación, remedo, reproducción, copia, apropiación, estafa, robo’ y como verbo: copiar, imitar, reproducir, calcar, apropiarse, estafar.

Como vemos, es amplio el repertorio sinonímico que se le puede atribuir, en donde el grado de dolo varía desde la simple imitación hasta el acto abusivo al cometer un delito agravado por posibles multas y juicio.

Este acto de piratería es una infracción del derecho de autor sobre la obra ajena al dar autoría (mentir) de algo que no le corresponde como propio. Ante este hecho surgen muchas preguntas y desde el punto de vista ético, vemos que hay un indicio de que la persona que comete estos hechos tiene un índice bajo de moralidad.

No esta autorizado por el autor para reproducir el material plagiado, seguramente el autor desconoce el hecho. Luego, presenta lo dicho como propio, es decir asume una falsa identidad literaria y publica el material a la vista de los lectores con su nombre propio.

Continuará….

Fuentes consultadas:

_Real Academia Española, Wikipedia y Eduteka ‘Modulo competencia para manejar información (CMI) y otras fuentes en Internet.

Prof. Marcela Vanmak

marcvan@zahav.net.il

www.laclepsidrademarcela1.blogspot.com

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Mi opción de vida es hacer de la lucha contra el plagio un apóstolado. Gracias a esta opción enseño a los autores a registrar sus obras en sus respectivos paises, porque en realidad no es al Plagiador a quien quiero extirpar, más bien al PLAGIO como tal.


Besos y de nuevo gracias, me podrias ayudar con estos temas.

Magaoliveira
Chile

12 de febrero de 2010, 7:36  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal